La importancia de preguntar y saber preguntar…
25 Abril, 2017
Preguntar es la probabilidad aumentada de encontrar la solución.

 

 

 

 

 

 

 

Como empresarios, muchas veces nos centramos en la productividad de la empresa, y comenzamos a pensar en las personas cuando ya hemos intentado todo y no vemos otro camino.

Esta es una reflexión que debemos hacer más a menudo sobre lo importante y lo urgente, no deberíamos permitir que determinadas situaciones rebasen nuestra empresa, muchas veces aquellas urgencias del día a día no nos permiten trabajar en aquellas cosas que son importantes y que si las fortalecemos podrían en si mismas ayudarnos a resolver lo urgente para evitar que se “cronifique” y se convierta en un “habitual”.

Lo urgente suele ser consecuencia de no haber podido planificar y prever con suficiente antelación los eventos que sucederán, vivir sobre las urgencias hace que nuestros empleados pierdan el sentido real de lo urgente, cuando nuestra organización ha entrado en esta dinámica, necesitamos reflexionar sobre cómo estamos haciendo las cosas, y en todo este proceso de sobre-actuación por parte de todos, tendríamos que preguntarnos ¿Cómo esto afecta a nuestros colaboradores?

Lo que parece ser el final de la línea es el principio de la fuerza y del movimiento de una empresa, sus colaboradores, pero ¿Qué pasa cuando esa fuerza parece debilitarse en medio de este camino de exigencia de unos niveles de productividad y pasamos a vivir en un estado de urgencia, donde dejamos de lado a las personas y solemos centrarnos en los procesos…?

En algunas ocasiones, la estabilidad de los procesos, la fiabilidad del sistema y la misma credibilidad en el liderazgo se ve afectadas por la continuidad del estado de “urgencia/emergencia”, la respuesta la podemos obtener directamente de los mismos actores principales, es la mejor manera de conocer lo que realmente les inquieta y poder ofrecer soluciones, aunque es cierto que no es tan fácil como salir y preguntar, sino que es importante saber preguntar, poder transmitir y comunicar adecuadamente el mensaje y establecer un plan de acción. Un plan de acción en el que puedan también participar los mismos actores.

Después de este tiempo de crisis en la que muchos colaboradores se han quedado en nuestra empresa, es importante dar una señal de que queremos que continúen con nosotros, buscar nuevos modelos ya sean organizativos, productivos o económicos que nos ayuden a retenerlos, pero hemos de tener claro que sólo el dinero no es un motivador y tampoco un retenedor, lo son a modo temporal, pero su duración es determinada, pero sí que podemos llevar a cabo otro tipo de acciones que nos beneficien a todos y motiven a su colaborador.

Y aunque parezca de libro, muchas empresas terminamos cometiendo aquellos errores que creíamos que no cometeríamos y que seguimos creyendo que no cometemos, cuando preguntamos a nuestros colaboradores tenemos que estar dispuestos y abiertos a entender su pensamiento, a escuchar, y que tal vez la imagen que estemos proyectando hacia ellos no es la que creíamos estar transmitiendo. Al final las empresas somos expertos en nuestros productos o servicios, en Informar pero más importante aún es Comunicar. La comunicación no es algo de un solo día, es un saber hacer de aquello que nos interesa a todos en la organización y nos hacer sentir parte de ella.

En resumen, si preguntamos a nuestros colaboradores podemos:

  1. Conocer sus intereses reales
  2. Transmitir que nos importa y que trabajamos por ellos de la misma manera que ellos lo hacen por la empresa
  3. Diagnosticar aspectos como: Flujo de la Comunicación, Liderazgo, Valoración de la vida Laboral, Desarrollo Profesional
  4. Diseñar planes de acción que respondan a sus necesidades
  5. Establecer una vía de comunicación efectiva con el empleado
  6. Tener una oportunidad para actuar de forma proactiva ante los colaboradores

 

Porque preguntar no es una debilidad, es la probabilidad aumentada de encontrar la solución.

NOTICIAS RELACIONADAS
7 Diciembre, 2016
El dilema de la profesionalización de las empresas familiares
¿Existe algún momento idóneo para que las empresas familiares decidan profesionalizarse?¿Qué pasará cuando llegue el momento del relevo en mi empresa?, ¿Hay alguien preparado en mi organización para asumir este reto?
 
LEER MÁS >