Una persona en búsqueda de empleo se convierte en una empresa en sí mismo
28 Noviembre, 2016
"En tiempos de cambio, quienes estén abiertos al aprendizaje se adueñarán del futuro, mientras que aquellos que creen saberlo todo estarán bien equipados para un mundo que ya no existe." - Eric Hoffer –

 

 

 

 

 

 

La realidad que nos rodea está en cambio constante. Nuestra naturaleza nos empuja a adaptarnos a este cambio para continuar avanzado. Esto sucede en todas las áreas de nuestra vida, y hoy en día más, gracias a la evolución e irrupción de la tecnología en nuestro cotidiano.

Pero no siempre somos capaces de adaptarnos al ritmo marcado, o al menos, no en todas las facetas y áreas que nos afectan. Es cuando tenemos que dejarnos guiar por expertos que invierten su tiempo en comprender estos cambios, generar una metodología para adaptarse y ser capaz de transmitirla de una manera clara y concisa.

En el campo de los recursos humanos esto también ocurre. Como por ejemplo nuevos sistemas de evaluación de desempeño, nuevos sistemas de compensación, coaching, formación a través del gaming y demás áreas que forman el departamento. En este post nos centraremos en el área de recolocación, desde el punto de vista de la persona que busca una nueva oportunidad laboral y más concretamente en los efectos que las nuevas metodologías de encuentro entre empleador y empleado han generado en nuestra sociedad actual.

Por ejemplo, en referencia a los canales de búsqueda de ofertas, nos encontramos una masivamarca-personal
utilización de los portales de empleo clásicos. Hoy en día este sistema está desbordado por la abundante cantidad de postulaciones que se envían, fruto de una carencia de objetivo profesional claro por parte de las personas en búsqueda activa. Las nuevas tendencias sugieren una preferencia de la calidad frente a la cantidad de currículums que un candidato debe dar para encontrar su puesto ideal.

Es decir, cada curriculum debe ser una pieza única de buen marketing. Adecuado al lector,  visualmente
atrayente, breve y con la información más importante resaltada. Su distribución ha de ser de una manera selecta y gracias a herramientas como Linkedin nos es posible saber quién es quién en una organización para dirigirnos a ellos.

Debemos también empezar a gestionar nuestro capital social que  son todas aquellas personas con las que hemos establecido cierta relación ya sea profesional o no. Crear una lista, clasificarlos, y buscar la manera de hacerles llegar nuestro deseo de trabajar con ellos, o de información que nos ayude en nuestra búsqueda, ya sea mediante un nuevo contacto o  la noticia de una expansión de plantilla en una empresa concreta.

Una persona en búsqueda de empleo se convierte en una empresa en sí mismo. Somos nuestro contable, nuestro director de marketing, nuestro comercial, etc. Se convierte en un empleo a tiempo completo y como tal hemos de tener organizado nuestros planes, nuestro tiempo y tener unos objetivos definidos a corto medio y largo plazo. La gestión de los recursos será primordial para evitar situaciones límite como el fin de la prestación por desempleo o incluso trastornos depresivos, los cuales son proclives a parecer en situaciones de inactividad laboral.

i-want-you

 

 

Por eso es imprescindible cambiar la visión clásica de la búsqueda de empleo, principalmente porque ya no existe. Hemos de avanzar y aprender a comunicar y a hacernos atrayentes frente nuestros futuros empleadores. Ser el mejor en un puesto no sirve de nada si no le llega la información a tu futuro manager. Y esto es válido incluso si se está actualmente empleado.

Un día aprendimos a hacer bien nuestro trabajo, del mismo modo hoy podemos aprender a buscar nuestro futuro empleo ideal.”

NOTICIAS RELACIONADAS
24 Abril, 2017
¿Conoces tu talento?
Eres tu publicista, y como tal tienes que conocer el producto a vender. Haz uso del Autoconocimiento
 
LEER MÁS >
13 Marzo, 2017
Sé la brújula de tu vida
Escoge la vida que quieres, se valiente, siente algo. Ves a por ello. Ahora mismo hay alguien luchando por sus sueños al 100%. ¿Lo haces tú?
 
LEER MÁS >